Centro de Psicología y Terapias Alternativas de Tomares y Sevilla.

Centro de Psicología y Terapias Alternativas de Tomares y Sevilla.
Centro de Psicología y Terapias Alternativas de Tomares y Sevilla. PSICOLOGÍA CLÍNICA INFANTIL Y DE ADULTOS. TALLER DE CONOCIMIENTO Y TRABAJO PERSONAL. CURSOS DE FORMACIÓN A PADRES Y MADRES. TALLERES PARA ADOLESCENTES Y NIÑOS en Colegios y AMPAs. CONTACTO: centrodepsicologiayterapias@gmail.com o 655090215

domingo, 24 de agosto de 2014

Decálogo para prevenir el alzhéimer






Varios factores contribuyen al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. El principal riesgo para desarrollar esta patología neurodegenerativa es la edad, además de la herencia genética (especialmente ser portador del gen ApoE4 ) que marca una predisposición. Aunque esto no pueden cambiarse, sin embargo, otros factores que favorecen su aparición sí son modificables , como la hipertensión, la obesidad, la diabetes y el colesterol elevado . Controlar esos parámetros puede ayudar a que varias décadas más tarde aparezca el deterioro cognitivo.

Una artículo publicado recientemente en la revista " Neurobiology of Aging ", firmado por investigadores de Estados Unidos, Reino Unido, Australia e Italia, destaca que varios estudios prospectivos han mostrado que determinadas pautas de alimentación y estilos de vida se asocian con un mayor riesgo de padecer alzhéimer, "sugiriendo que deben aplicarse estrategias de prevención para esos factores a partir de los cuarenta años. En cada una de esas áreas las evidencias científicas son incompletas". Sin embargo emprender ensayos clínicos que las validen en una patología como el alzhéimer, que empieza a gestarse dos décadas antes de que se manifiesten los primeros síntomas, es difícil y, en el mejor de los casos, los resultados no serán inmediatos.

Para actuar sobre esos factores de riesgo modificables, los autores recomiendan aplicar el mismo " principio de precaución ". Este principio, recogido en la Unión Europea, respalda la adopción de medidas protectoras ante un "posible" peligro para la salud, aunque no se pueda determinar el riesgo con suficiente certeza. Por lo que han elaborado una serie de pautas para esquivar esta devastadora enfermedad.


1. Duerma las horas adecuadas

2. Mantenga su mente joven.

3. Fomente las relaciones sociales.

4. Para proteger el cerebro, mueva las piernas.

5. Una medida prudente, evite el aluminio.

6. Si toma suplementos vitamínicos, mejor sin hierro ni cobre.

7. Vitamina B12, más necesaria a partir de los 50.

8. Frutos secos, fuente de Vitamina E natural.

9. Las proteínas, mejor de origen vegetal.

10. Mejor prevenir…que no poder curar.



ABC de España
 
 

jueves, 14 de agosto de 2014

Sexo en las personas mayores

Reportajes

 
Fuente: http://www.mapfre.es/salud/es/cinformativo/sexo-mayores.shtml
Sexo en personas mayores
Durante muchos años la sexualidad en las personas mayores ha sido un tema tabú. De hecho aun en la actualidad hay quien lo considera algo vergonzoso o fuera de lugar. Sin embargo, los médicos aseguran que se puede y se debe mantener la actividad sexual porque es saludable física y psicológicamente. Sin embargo se sabe que la periodicidad de las relaciones sexuales disminuye bastante entre este núcleo de la población; no existe una barrera clara en cuanto a la edad, pero sí se sabe que entre los 65 y 70 años es menor la frecuencia porque se empieza a pensar que son muy mayores y que ya no es propio de su edad. Las ideas preconcebidas sobre el sexo en las personas mayores suelen ser:
  • Los mayores no tienen deseo sexual
  • Las experiencias sexuales son menos satisfactorias en la tercera edad
  • Tener sexo es de 'viejos verdes'
  • En la vejez hay más posibilidades de tener desviaciones sexuales
  • El sexo es malo para la salud
Todos los especialistas coinciden en que el sexo está muy influido por el comportamiento cultural, religioso y social a lo largo de la vida de cada persona. Los mayores no suelen hablar de este tema porque les da vergüenza. Es habitual encontrarse a mujeres que han vivido la sexualidad como algo relacionado con el matrimonio, la procreación y la satisfacción masculina. Por eso tienen más prejuicios morales con el sexo.
 
En definitiva, la discriminación y el machismo también juegan un papel importante en este caso concreto porque si un hombre mayor sigue practicando sexo se le ve como 'macho', pero si lo hace la mujer se le censura y se piensa que es una vergüenza a su edad. Esto no debería ser así y afortunadamente va cambiando esta mentalidad. Por otro lado también hay el estereotipo de “viejo verde”, aplicable a los hombres que, a una edad avanzada, siguen pensando en el sexo como algo deseable.

La mayoría de sexólogos, psicólogos y geriatras le dan una importancia capital al diálogo para solventar las dificultades que entraña la edad avanzada en la práctica del sexo. Es necesario hablar para intentar romper los tabúes, conocerse, saber lo que lo gusta a cada uno, y sobre todo comprender que el sexo no sólo es el coito, hay otras prácticas que pueden ser muy plenas. El comportamiento sexual debe ser más lento, más tranquilo y con más aspectos de excitación, como las caricias, juegos u otras prácticas no coitales. A medida que se va envejeciendo el coito es sólo una parte más del acto sexual, no lo más buscado como suele ocurrir entre los jóvenes.

En general, y desde nuestra cultura mediterránea, los hombres toleran peor los cambios fisiológicos porque han vivido en una época en la que la sexualidad era algo más masculino y centrado en su capacidad coital (la virilidad se centra en el miembro masculino, en la capacidad de erección). Por esta razón, cuando notan que sus erecciones son más lentas y que eyaculan menos, piensan que su sexualidad ha quedado reducida.

Muchas mujeres, en cambio, viven la sexualidad con más tranquilidad tras la menopausia, porque ya no tienen que estar preocupadas por quedarse embarazadas o por la utilización de métodos anticonceptivos. Los cambios fisiológicos que conlleva la menopausia provocan disminución de la lubrificación y menor flexibilidad y fuerza en la musculatura pelviana, lo que puede hacer que se necesite más tiempo para llegar al orgasmo y notar que éstos son menos intensos. Por fortuna, el hecho de que el hombre tarde más en eyacular puede dar lugar a mayor tiempo de disfrute, más tiempo para que la mujer descubra cosas nuevas, en especial si su pareja acepta este tiempo de más como una oportunidad de explorar nuevas formas de practicar el sexo.

Cuando a pesar de todo, hay problemas para la práctica del sexo, teniendo un apareja estable, puede existir un problema sexual que subyace (al igual que en personas más jóvenes) y se recomienda acudir al urólogo, ginecólogo o psicólogo.
Para ciertas dificultades habituales se pueden proponer soluciones adecuadas, bajo control del especialista adecuado:
  • Para las mujeres existen unas cremas vaginales o lubricantes para tratar la falta de lubricación.
  • También se comercializan terapias con estrógenos locales tras la menopausia, aunque no sólo se usan ante problemas sexuales, sino también para prevenir otras alteraciones relacionadas con la disminución de la hormona femenina.
En el caso del varón, si la causa de los problemas sexuales es vascular, hay medicamentos como el sildenafilo u otros análogos, que son muy eficaces. Son productos que favorecen la erección, pero no evitan otros cambios en el hombre como necesitar mayor tiempo de excitación o tener una eyaculación más tardía. Hasta hace poco era un campo poco investigado porque se consideraba que los mayores no tenían derecho al sexo. Siempre deben usarse bajo control médico, ya que, como cualquier fármaco, tiene contraindicaciones y efectos secundarios.

También se puede “preparar” la práctica del sexo en función de las limitaciones que tenga la pareja. Por ejemplo:
  • Si hay artrosis, tomar un analgésico tipo paracetamol que prevenga el dolor por abuso de las articulaciones, además de evitar las posturas que hagan más dolor y potenciar las que faciliten la relación sin dolor.
  • En caso de cardiopatía isquémica practicar el sexo de manera que el sujeto pasivo sea el cardiópata.
  • Uso de broncodilatadores de forma preventiva antes de la relación sexual, etc.
En cualquier caso...
El sexo consentido entre personas adultas es adecuado y beneficioso, y no hay prácticas buenas o malas por si mismas. Cualquier práctica que haga sentir bien, queridos y deseados es adecuada, sea cual sea la edad.

 
Dra. Montse Queralt
Especialista en Medicina de Familia y Geriatría
Médico Consultor de Advance Medical

Aprendamos sobre envejecimiento activo

 

Salud.

Las “abuelas" de hoy quieren dar la vuelta al mundo o, simplemente, seguir descubriendo cómo disfrutar de la vida.

Por EFE

1407800022_Anciana ejercicio 109.jpg
Las personas mayores ya no son lo que eran, sino que son cada vez más activas, desean vivir con mayor autonomía y seguir participando y desarrollándose en la sociedad. Mantenerse activas y estar integradas en el entorno.

La clave tiene que ver con la actitud, la prevención y unos hábitos de vida saludables. "Hablamos de envejecimiento activo desde el punto de vista psicoafectivo y racional, es decir, la persona que va envejeciendo tiene que mantener el potencial racional y sus relaciones sociales en el entorno en el que vive, además de desarrollar y potenciar lazos afectivos con familiares y amigos. Mantenerse activo e integrado en la sociedad en la que vive", afirma el doctor Primitivo Ramos Cordero, secretario general de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, con quien desgranamos la esencia de un buen envejecimiento.

Abuelas modernas

Sigue siendo una abuela pero, efectivamente, en cuanto a expectativa de vida ha cambiado sustancialmente. A principios de siglo, la expectativa media estaba en torno a 35-37 años y actualmente en 82.5 años. Según el sexo las expectativas son: 85 años para la mujer y 79.5 para el hombre. Las personas de principios de siglo con 60 años eran abuelos muy envejecidos. Hoy hemos extendido la expectativa de vida; tener personas con 80 y 85 años, algunas con una muy aceptable calidad de vida, es la apuesta.

No solo envejecer es tener y dar años a la vida, sino darle mucha vida a esos años a través de un envejecimiento activo y prevenir la dependencia.

El envejecimiento es un proceso absolutamente ineludible; a medida que vamos envejeciendo nuestras facultades y competencias tienden a decrecer. Lo mismo que un jugador de fútbol entrena y mantiene las habilidades para las que se entrena, a medida que vamos envejeciendo nos entrenamos para mantenernos en el mejor estado posible y que ese declinar sea lo más lento posible.

Hablamos de envejecimiento activo en el plano de lo físico, para mantenerse autónomo desde el punto de vista funcional, y hablamos de envejecimiento activo desde el punto de vista mental; mantener la mente activa y hacer actividad mental esencial.

Vida saludable

“En la geriatría y la gerontología apostamos por los 50 años, ya que el reto está en la prevención. Debemos apostar por buenos hábitos, y cuanto antes mejor. Es lo que denominamos los determinantes de salud de una población”, apunta el experto.

Hablamos de lo esencial de la alimentación; el concepto antiguo de dieta mediterránea. Otro es la actividad física, el ejercicio. Aquellas personas mayores que hacen actividad física regular durante más de seis meses, al cabo de dos años habrán recogido enormes beneficios para su salud.

Tercero, la actividad mental, mantener el cerebro activo. Hacer actividad intelectual y cuidar lo psicoafectivo, para evitar ansiedad y depresión. El bienestar psicosocial que toda persona necesita. Son parte de este envejecimiento activo. Lo afectivo y lo relacional. Lo afectivo es la relación afectiva con tu pareja, con tus familiares directos con tu entorno.

Una persona tiene que desarrollar sus impulsos afectivos y relacionales, y una parcela importantísima es su vida sexual. No podemos cortar el desarrollo y la expresividad de su sexualidad simplemente en base a la edad o en base a que, desafortunadamente, su pareja haya fallecido. La sexualidad es una parcela más de su vida.

SI Debemos mantener una actividad intelectual para obtener grandes resultados.

NO Debemos dejar que la depresión y la ansiedad gobiernen nuestro estado de ánimo.

sábado, 2 de agosto de 2014