Centro de Psicología y Terapias Alternativas de Tomares y Sevilla.

Centro de Psicología y Terapias Alternativas de Tomares y Sevilla.
Centro de Psicología y Terapias Alternativas de Tomares y Sevilla. PSICOLOGÍA CLÍNICA INFANTIL Y DE ADULTOS. TALLER DE CONOCIMIENTO Y TRABAJO PERSONAL. CURSOS DE FORMACIÓN A PADRES Y MADRES. TALLERES PARA ADOLESCENTES Y NIÑOS en Colegios y AMPAs. CONTACTO: centrodepsicologiayterapias@gmail.com o 655090215

viernes, 21 de abril de 2017

1ª Edición Curso Semipresencial: ESPACIOS INTERGENERACIONALES

 1ª Edición Curso Semipresencial

ESPACIOS INTERGENERACIONALES

Alicante, 12 y 13 de mayo de 2017

Trabajo online, del 15 al 31 de mayo de 2017



Informamos en relación con la primera edición del curso semipresencial ESPACIOS INTERGENERACIONALES, que tendrá lugar del 12 al 31 de mayo de 2017.

Está organizado desde la Fundación General Universidad de Granada-Empresa y Bonsai Arquitectos, en colaboración con el Patronato Municipal de Vivienda del Ayuntamiento de Alicante, y con el apoyo de la Sociedad Valenciana de Geriatría y Gerontología.

Pueden descargar el flyer oficial del curso en el siguiente enlace:


DESCARGAR FLYER


Para cualquier duda o aclaración sobre este curso y nuestra oferta formativa, quedamos a su disposición en la dirección: espaciosintergen@gmail.com

Esperamos que pueda ser de su interés, y le agradecemos su difusión entre quienes considere oportuno.

Atentamente,



Mariano Sánchez, Universidad de Granada

Luis Llopis, Bonsai Arquitectos

Directores del Curso



¿LE INTERESA SABER MÁS?

Para recibir información más detallada sobre esta y próximas ediciones del curso, la mejor opción es la inscripción en la lista de correo de EiG Lab, que puede realizar pulsando el siguiente botón:

MÁS INFORMACIÓN


Hasta ahora, se ha hablado mucho de actividades e incluso de proyectos intergeneracionales, pero poco de los espacios en los que se desarrollan.

Por poner un ejemplo, ¿qué sucede si situamos una Escuela Infantil, en el mismo edificio, junto a un Centro de Estancia Diurna para personas mayores? ¿Qué se debe tener en cuenta para facilitar la implementación de un programa intergeneracional entre ambos centros? Necesitamos aprender a pensar, planificar crear y re-utilizar los espacios de los que disponemos y las nuevas instalaciones por venir para su uso intergeneracional.

En esta primera edición del Curso Espacios Intergeneracionales, eminentemente práctica, analizaremos las claves de un espacio intergeneracional exitoso, basándonos en las últimas investigaciones y experiencias más innovadoras en el panorama nacional e internacional.


EiG Lab.

Creando Lugares. Construyendo puentes.


WWW.ESPACIOSINTERGENERACIONALES.COM

Laboratorio de Espacios Intergeneracionales

Avenida de Madrid, 5 10º, 18012 Granada (Spain)

jueves, 21 de enero de 2016

ENVEJECER CON DIGNIDAD


'Mi madre se sorprendía por los esfuerzos que muchas mujeres hacían para parecer más jóvenes. Ella nunca tuvo miedo a envejecer, porque significaba tener más tiempo para si misma y para su familia....Siempre se preocupó mucho más de lo que afectaba a sus sentimientos que de la belleza exterior.'

Luca Dotti (hijo de Audrey Hepburn)

domingo, 3 de enero de 2016

No te lamentes de envejecer, es un privilegio negado a muchos


Envejecer es un privilegio, un arte, un regalo. Sumar canas, arrancar hojas en el calendario y cumplir años debería ser siempre un motivo de alegría. De alegría por la vida y por lo que estar aquí supone.

Y es que vivir tiene la peculiaridad de que va de la mano con el tiempo, que hace que en nuestro rostro aparezcan arrugas y que de vez en cuando tengamos achaques. Pero todo eso es el reflejo de la vida, algo de lo que nos podemos sentir muy orgullosos.

Tenemos que agradecer la oportunidad de cumplir años, pues gracias a ella cada día podemos compartir momentos con aquellas personas que más queremos, podemos disfrutar de los placeres de la vida, dibujar sonrisas y construir con nuestra presencia un mundo mejor…


Las arrugas nos recuerdan dónde han estado las sonrisas

Las arrugas son un sincero y bonito reflejo de la edad contada con las sonrisas de nuestros rostros. Pero cuando empiezan a aparecer nos hacen darnos cuenta de lo efímera y fugaz que es la vida.

Como consecuencia con frecuencia esto nos hace sentir molestos e incómodos cuando en realidad debería ser un motivo de alegría. ¿Cómo es posible que nos entristezca tener la oportunidad de cumplir años?

Porque tenemos miedo de que al envejecer perdamos capacidades, porque pensamos en la vejez como un castigo, de manera peyorativa e humillante. Del mismo modo cumplir años nos hace mirar hacia atrás y plantearnos qué hemos hecho durante nuestra vida.


Dar gracias por cada año cumplido


Deberíamos agradecer a la vida la oportunidad de permanecer y de tener la capacidad y la conciencia de disfrutar. ¿Qué sentido tiene lamentarnos y quejarnos por tener posibilidades? ¿No es verdad que daríamos lo que fuese por tener a aquellos que perdimos a nuestro lado? ¿Por qué no le ponemos ganas a la vida y dejamos de disimular nuestro caminar?


Cumplir años debería ser un motivo de alegría. Cada día significan 1440 minutos de nuevas opciones, de maravillosos pensamientos, de cientos de matices en nuestros sentimientos. Cada segundo nos hace más capaces de experimentar y de aprovechar todas las opciones que nos brinda nuestro alrededor.

Cada año es una medalla, una oportunidad para atesorar recuerdos, para hacer nuestros los instantes, para soplar las velas con fuerza y orgullo. Desea seguir cumpliendo sueños, segundos, minutos, horas, días, meses y años… Y, sobre todo, poder celebrarlo con la vida y la gente que te rodea. Que os veáis y os sintáis plenos, arrugados y felices.

¿QUE CUÁNTOS AÑOS TENGO?

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos y las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa.

¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas…
Valen mucho más que eso.

¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta!
Lo que importa es la edad que siento.

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.
Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.

¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa!
Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.

-José Saramago-


Entre la niñez y la vejez hay un instante llamado vida


No te lamentes de envejecer. La vida es un regalo que no todos tenemos el privilegio de disfrutar. Es un frasco de suspiros, de tropiezos, de aprendizajes, de placeres y de sufrimientos. Por eso, en sí misma, es maravillosa.

Y también por eso es imprescindible aprovechar cada momento, hacerlo nuestro, sentirnos afortunados. Acumular juventud es un arte que consiste en hacer que importe la vida de los años más que los años de vida. En definitiva, hacer que nuestra existencia tenga sentido.No resulta tan esencial si sumamos canas, arrugas o si nuestro cuerpo nos pide tregua cada mañana. Lo que verdaderamente es relevante es crecer porque, al fin y al cabo, cumplir años es inevitable, pero envejecer es opcional.

Via: lamenteesmaravillosa


lunes, 21 de diciembre de 2015

Hablamos de intergeneracionalidad con Mariano Sánchez Martínez, muy interesante:


Publicado el 18 febrero, 2015 por aitor


En ocasiones anteriores ya hemos hablado de la intergeneracionalidad, no solo con motivo del día europeo de las relaciones intergeneracionales (29 de abril), sino otros como la conferencia de Ismael Arnaiz, en “intergeneracionalidad en estado puro”, al hablar delViacrucis de Balmaseda o más recientemente hablando de la experiencia “gure aiton-amonak” del municipio de Gueñes.


Hoy traemos una interesante entrevista que nos ha concedidoMariano Sánchez Martínez, profesor de sociología de la universidad de Granada.

Mariano lleva más de 15 años trabajando el envejecimiento y sobre todo la intergeneracionalidad.

Aprovechando su estancia en Bilbao como profesor en master de gerontología de la universidad de Deusto, hemos querido que nos hable de esto de la intergeneracionalidad.

Para ello, le hemos pedido que nos defina que es la intergeneracionalidad. Nos responde el profesor Sánchez que el ser humano por naturaleza es intergeneracional y que una característica de esta intergeneracionalidad es la interdependencia que nos une.

Hablamos por tanto de la conexión de las personas a lo largo del ciclo vital.

Para que exista intergeneracionalidad han de existir al menos dos generaciones y tiene que darse interacción entre ellas.

El alargamiento de la esperanza de vida ha contribuido a que la potencialidad de que se den relaciones intergeneracionales sea cada vez mayor, pero a la vez el tamaño de las relaciones más directas de cada persona se ha restringido debido a que te relacionas con menos gente pero durante más años.

Nos deja planteada una pregunta ¿cómo debemos hacer para vivir más tiempo con personas de otras edades?

La intergeneracionalidad no puede ser aprovechada para esgrimir argumentos que justifiquen aspectos de la actual crisis económica. Los efectos del fenómeno del envejecimiento ni pueden ni deben ser clasificados como problemas sociales, al contrario, son un logro que generan efectos nuevos a los que debemos dar respuesta.

Mariano Sánchez nos habla de las líneas que se vienen investigando en esta materia a nivel internacional, que califica de momento como incipiente. Resaltan dos, por un lado los estudios familiares, y por otro el de las relaciones extra familiares, que es el que verdaderamente esta incipiente.

Centran sus pasos en ver cómo potenciar las relaciones intergeneracionales, pero faltan es darle vueltas a la definición del concepto y se han desarrollado pocas evaluaciones de los programas intergeneracionales y pocos estudios longitudinales.

Hay que investigar como la intergeneracionalidad impacta en las cuestiones de capital social.

Hemos hablado con el profesor Sánchez qué papel juega la intergeneracionalidad en el envejecimiento activo. Recordemos que el envejecimiento activo no contempla la intergeneracionalidad como pilar pero si es un aspecto a tener en cuenta cuando hablamos del concepto.

Y para finalizar nos deja planteada una interesante reflexión sobre si las relaciones intergeneracionales son siempre interpretadas en positivo y eso no tiene por qué ser siempre así. Hay veces que serán positivas para quienes participan y otras no.

La intergeneracionalidad a la hora de aplicarla no es un modelo nuevo, una forma nueva de aplicar programas…. no, es una perspectiva que debe estar presente a veces de una manera más intensa y otras menos, pero siempre presente.

domingo, 15 de noviembre de 2015

Abuelas y tópicos: mujeres y para colmo mayores


Publicado: 13/11/2015 07:09 CET Actualizado: 13/11/2015 13:52 CET

http://www.huffingtonpost.es/eulalia-lledo-cunill/abuelas-y-topicos-mujeres_b_8491412.html



Foto: ISTOCK

Este texto también está disponible en catalán

Cuatro mujeres, cuatro mujeres mayores, cuatro personas, cuatro personas mayores, cuatro viejas, cuatro ancianas murieron la madrugada del 3 de noviembre en Agramunt cuando, desbordado el río Sió por las fuertes lluvias, la riada inundó el semisótano donde dormían.

A pesar de que eran mujeres, en un primer momento los medios en general se refirieron a ellas como «cuatro ancianos»; es decir, en masculino. Se usó la táctica de suponer, considerar, decidir, que eran hombres; táctica que bastante gente suele aplicar cuando no se sabe de qué sexo son las personas que se mencionan (ya sean autoras de obras anónimas, pintoras de cuevas prehistóricas o inventoras de la agricultura).

Una vez sabido que eran mujeres, había muchas maneras de referirse a ellas, pero muchos titulares optaron por denominarlas bajo una hipotética relación de parentesco: «cuatro abuelas». ¿Y si no lo eran ? Y si lo fueran, ¿por qué esta simplificación? ¿Y si este es el aspecto que menos y peor define a cada una de ellas, puesto que cada identidad es la suma de sinfín de aspectos y factores? Cualquiera de las opciones que encabezan el artículo es menos restrictiva, más global.

El mismo martes leo un artículo que analiza la entrevista que la noche anterior la periodista Ana Blanco había realizado al supuesto líder del PSOE, Pedro Sánchez. Dice: «Y Pedro Sánchez las responde [las preguntas] con discursos de funcionario competente: las abuelas no habrán entendido casi nada, pero seguro que les habrá parecido buen chico, aplicado y de confianza». No sé qué experiencia tiene el autor del artículo con abuelas, pero es difícil imaginar que todas las que conoce sean memas hasta el punto de que no puedan entender nada del discurso más bien simplista del entrevistado. El tono del artículo descartaba que fuera una especie de metáfora irónica respecto a las dificultades de Pedro Sánchez para emitir alguna idea o para articular, por ejemplo, la palabra «nación» (parece que la última vez que la pronunció estuvo en un tris de tener un ataque de apoplejía). Muestra la misma reluctancia de José Luis Zapatero a la hora de decir «crisis», o la de Mariano Rajoy para nombrar a cualquier corrupto de su partido, seguramente por la misma razón: a ver si de ese modo la hace desaparecer.
Parece que muchos de los titulares de las noticias o algunas de las opiniones que vierten doctos articulistas comparten la misma estrechez de miras, similares tópicos y reaccionarios y prejuicios previos.



Por otra parte, no sólo pensar sino afirmar que Pedro Sánchez parecerá buen chico, aplicado y de confianza a todas a las abuelas sin excepción es una maniobra de confusión harto grosera, un insulto genérico al criterio de las abuelas; es un auténtico canto a la antidiversidad, una uniformización francamente poco sutil. Es muy posible que el autor del artículo cada día vea por la calle o que conozca a doctoras, médicas, matemáticas, literatas, limpiadoras, funcionarias, tenderas, dependientas, periodistas, etc. que son abuelas. No sé, pues, por qué decide (y además lo escribe) que todas son incapaces de entender un discurso elemental, o que perciben y juzgan igual; que son idénticas, vaya. También es pertinente preguntarse por qué razón para hablar de limitaciones e incomprensiones escogió a abuelas, es decir, a representantes del sexo femenino, y no del masculino (que es el que habitualmente escoge por defecto el autor). ¿Aplicamos la regla de la inversión? ¿Lo encontraría, lo encontraríamos, vejatorio si fueran unos bobos abuelos quienes protagonizaran el caso?

Años atrás, en las calles se podía ver unos carteles de un anuncio de unos vasitos de helado de una marca en inglés. El anuncio venía a decir que aunque tu abuela fuera incapaz de pronunciar el nombre de la marca (era un nombre largo), el helado era buenísimo. El anuncio partía de la insensata base, pues, de que ninguna abuela sabe inglés. Conozco muchas, muchas, que saben mucho más inglés que sus nietas y nietos.

Sin dejar los anuncios, hace unos meses por la radio se podía oír un anuncio en el que una mujer -- compungidísima-- explica a su marido que su madre efectúa unas obras domésticas y, por lo tanto, irá a vivir a su casa unos días. El marido se pone tan y tan y tan contento que llama la atención. Finalmente, la alegría se entiende: se ha comprado un coche nuevo y eso le compensa de todas las desgracias, vengan de donde vengan, por fuertes que sean. Si los anuncios se basaran en la realidad y no en casposos estereotipos, seguramente en lugar de a una madre-suegra hubieran tenido que poner a un hijo, a una hija, que vuelve a casa de su madre porque las cosas no le van bien (o a un yerno).

Y es que --palabra de abuela-- el mundo de los anuncios no se basa en la realidad sino que es tópico, limitado y engañoso. Parece que muchos de los titulares de las noticias o algunas de las opiniones que vierten doctos articulistas comparten la misma estrechez de miras, similares tópicos y reaccionarios y prejuicios previos.